26 de abril de 2017

EL EFECTO PIGMALIÓN EN LOS EQUIPOS DE TRABAJO

¿Se imprime la confianza necesaria en los equipos de trabajo?

Un equipo de trabajo está compuesto por personas que dirigen sus esfuerzos hacia la consecución de un objetivo común. El nivel de motivación y el sentimiento de pertenencia serán algunas de las claves imprescindibles para conseguir los objetivos marcados por el grupo.

Pero la herramienta más poderosa para lograr el éxito y cosechar los mejores resultados, al mismo tiempo que contribuye al crecimiento personal es la confianza...en uno mismo, en los demás y en el propio equipo.

Para alcanzar la eficacia plena, además de la implicación unánime, necesitamos alinear las expectativas iniciales con los resultados ya que este acto marcará fuertemente el resto del proceso.

Como animales sociales que somos, principios como el Efecto Pigmalión pueden explicar la directa correlación entre la confianza y las posibilidades de éxito.

¿COMO ACTÚA EL EFECTO PIGMALIÓN?



Concepto nacido en la psicología, describe la creencia que tiene una persona de poder influir en el rendimiento de otra. Expone que un individuo es capaz de consiguir lo que se proponga si es capaz de creer que puede conseguirlo, pero también si los demás le prestan la confianza necesaria para ello.

"Todos somos más capaces de lo que creemos, creerse incapaz de algo, es serlo casi seguro"
El efecto Pigmalión aplicado en el mundo educativo, explica cómo las expectativas que un profesor tenga sobre el alumno pueden condicionar su comportamiento hacia él, afectando directamente a su evolución académica, positiva o negativamente. En el mundo laboral no es una excepción, y se produce de igual manera. Genera confianza y obtendrás los mejores resultados.

"La confianza es el lubricante que hace posible que las organizaciones funcionen" - Warren Bennis.
Cuando hablamos de rendimiento en equipos de trabajo, el Efecto Pigmalión es un elemento que condiciona en gran medida el buen funcionamiento o el fracaso de las metas marcadas a priori.

Las personas no solo debemos creer que podemos, también necesitamos saber que los demás creen en nosotros, sentirnos apoyados y animados a desarrollar nuestro mayor potencial, siempre amparado bajo un paraguas de protección para momentos de dificultad.

"Dile a un gato que es un león y acabará actuando como el rey de la selva"



Cuando volcamos nuestra atención sobre alguien, conseguimos poner en marcha distintos mecanismos cerebrales como el Principio de Hawthorne, que explica la efectividad de este método en las organizaciones Este principio estudia la reactividad psicológica de una persona ante situaciones en las que cree estar siendo evaluado, modificando su conducta en clave positiva hacia una mayor productividad.


Ahora bien, El efecto Pigmalión aplicado de forma equivocada, planteando objetivos de difícil ejecución, o con personas poco adecuadas para el trabajo en cuestión, puede tener un efecto devastador, por mucha confianza que infiltremos en el equipo.

Por lo tanto, hacer creer a las personas que son verdaderamente capaces de obtener los mejores resultados dentro de un equipo de trabajo, debe ir acompañado de un trabajo previo de planteamiento y definición, unido a unos objetivos posibles, con el establecimiento de unas reglas del juego claras y aceptadas por todos, solo así, seremos capaces de conseguir los beneficios de esta técnica tan potente, sencilla y barata.

¿CUALES SON LOS BENEFICIOS DEL EFECTO PIGMALIÓN EN CLAVE POSITIVA?
  • Potente motivación
  • Aumenta la confianza
  • Produce un ambiente menos estresante
  • Saca lo mejor de cada individuo
  • Ayuda a crear sinergia
  • Evita los conflictos
  • Alimenta el crecimiento personal
  • Cohesiona
  • Quizá lo más importante, consigue un alto rendimiento general
"No te ahogarás por caerte en el mar, sino por creer que no eres capaz de salir"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.