22 de febrero de 2017

COMO LIDERAR LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL EN LA EMPRESA

¿Como empezar?  ¿Cuales son los pilares básicos del proceso? ¿Quien debe participar?. Liderar la transformación digital en la empresa requiere un cambio muy significativo y difícil de ejecutar.


La era digital está transformando profundamente la sociedad, las organizaciones se ven involucradas de forma integral en un proceso de cambio, que les obliga a resetear sus procesos productivos y las áreas funcionales en las que se desarrollan.

En poco tiempo, el mundo digital ha multiplicado exponencialmente su participación en la vida cotidiana, la interconexión es la base de todo el proceso. El despliegue de Internet ha ido modificando la manera en la que hacemos las cosas, cada día aparecen innovaciones tecnológicas con nuevos dispositivos y aplicaciones que nos hacen la vida más fácil.

El reto digital en las empresas debe liderarse con prudencia y decisión, en comandita con el área encargada de la gestión de personas, principales protagonistas del cambio, abordando en primer lugar los pilares básicos que dirigirán el proceso, compuesto por:


  • La visión, es esencial dominar las lógicas digitales y entender el valor que aportará el proceso digital en la empresa.
  • Modelo de negocio, de obligada necesidad reconsiderar el modelo de negocio para su adaptación completa a la digitalización.
  • Cultura, el desafío principal consiste en la mentalidad de las personas y en la cultura de la organización.
  • La gente, ahora todos estamos en la red, por tanto, ahí es donde debemos buscar el negocio y los clientes, ofreciéndoles lo que buscan mediante múltiples canales de interacción.
  • Producto o servicio, requiere una adaptación al entorno, un diseño que conecte con las necesidades del consumidor, inmediatez, 24h al día y 365 días al año de fácil acceso.
  • Mecanización de procesos, se simplifican las fases de ejecución gracias a la automatización y la inteligencia artificial, que se adaptarán a las necesidades y producirá una más eficaz gestión del tiempo.
Una vez definidas las pautas que nos guiarán en la transformación digital, debe acometerse quizá la parte más complicada de todo el proceso, implicar a las personas en su participación.

Las resistencias al cambio y la falta de liderazgo son los principales escollos en las organizaciones a la hora de afrontar la transformación digital del negocio. Para implantar el proceso de digitalización de la empresa, se hace necesario promover la adopción de competencias y habilidades digitales por parte de toda la organización.

Sólo las compañías que sean capaces de insertar el chip digital en el ADN de la organización avanzarán con éxito en la senda digital. El mundo digital genera conocimiento colectivo, nuevas y dinámicas formas de aprendizaje, que solamente será posible mediante la interacción de las personas de dentro y fuera de la empresa.

La nueva forma de trabajar debe ir ligada a las herramientas necesarias que faciliten la tarea, ofreciendo espacio para el intercambio natural, lejos de las estancadas estructuras jerárquicas, apostando por un entorno plano y abierto a la creatividad y la innovación.

La complejidad de la transformación tecnológica radica fundamentalmente en las personas y la cultura de la organización, ya que de poco sirve el reto de la transformación, si los profesionales protagonistas del mismo no están preparados o dispuestos a ello.

En cualquier gestión del cambio el papel del área de RRHH es clave, en la transformación digital es crucial.

CLAVES PARA EL RETO DIGITAL DESDE LA GESTIÓN DE PERSONAS

Las personas son el pilar fundamental, tal y como ya hemos dicho, por tanto debemos actuar desde el área de gestión de personas sobre los ejes que marcarán su ejecución:
  • Auditoría del estado actual de la empresa que establezca cuan lejos o cerca estamos del objetivo propuesto.
  • Definición del mapa de competencias necesario, analizando los puestos y los procesos a la nueva realidad digital.
  • Formación, que conocimientos tiene nuestro personal, que debe desaprender y aprender de nuevo. Aplicar un plan de formación colaborativo basado en los nuevos dispositivos, atractivo, interactivo y de fácil consumo.
  • Comunicación, instalar sistemas de comunicación ágiles, participativos y multidirecionales, que generen la circulación del conocimiento y el desarrollo profesional y personal.
  • Sistemas de medición competencial, conocer el desempeño de los empleados es la vía que nos permite definir los planes de mejora continua, con objetivos alcanzables y modificables dentro de un nexo común.
  • Flexibilidad, el trabajo no tiene que ser un lugar físico como tal, sino una tarea que cumplir, unos objetivos por alcanzar y una consecución de proyectos.
  • Aplicar el Social-media y el employer branding puede resultar muy beneficioso para las empresas, los empleados son nuestros mejores embajadores a la hora de alcanzar el posicionamiento y reputación que necesita nuestra marca.
  • Análisis de datos (big-data), la recogida, el estudio y la utilización de la información nos llevará a la automatización de procesos y nos facilitará la toma de decisiones.
Se evidencia pues, que aquellas empresas que comiencen su andadura en la transformación hacia la era digital, deberán en primer término analizar si las personas que vayan a llevarlo a cabo son capaces de asumir este reto, si están preparadas para ello y si disponen de las herramientas necesarias para acompañar al resto de la organización en el empeño.


Transformarse o morir, esa es la verdadera cuestión, en la que los directores de RRHH juegan un papel protagonista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.