29 de febrero de 2016

MINDFULNESS Y TRABAJO

Últimamente se habla mucho de este concepto en casi todos los ámbitos, pero realmente... 


¿En que consiste? ¿Que beneficios se obtiene? ¿Es plenamente aplicable en el mundo del trabajo?


En el siguiente post, intentaremos dar respuesta a estas preguntas y nos acercaremos más, a esta técnica que tantos beneficios aporta a nivel personal.


Mindfulness o atención plena, significa prestar atención de manera consciente en la experiencia del momento presente, con interés, curiosidad y aceptación. La atención plena es un movimiento relativamente moderno, pero de raíces budistas, clínicamente innovado por el profesor Jon Kabat-Zinn.

Mindfulness se utiliza en la actualidad como un complemento a la psicología y la medicina preventiva, aplicándose también en algunas terapias psicológicas cognitivo-conductuales de tercera generación, tales como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), Terapia Dialéctico Conductual (DBT), Terapia Cognitiva basada en Mindfulness (MBCT), entre otras.

La atención plena, consiste en un método por el cual la persona, aplica la meditación para mejorar su vida diaria. El objetivo del entrenamiento en Mindfulness, es lograr la estabilidad emocional aprendiendo a regular nuestras emociones de manera efectiva, y promoviendo un equilibrio entre mente y cuerpo.

Entrenar la mente para el momento presente

El entrenamiento en esta disciplina, nos permite aprender a relacionarnos de otra manera con la
experiencia interna, mediante una observación activa y una actitud pasiva de no reacción, es decir contemplativa, para con nuestros propios pensamientos y emociones, aceptándolos como parte de la experiencia, rechazando los juicios y prejuicios de la situación que se vive, es decir, 



Vivir y disfrutar lo que nos acontece tal y como es, sin tener en cuenta lo que desearíamos que realmente fuese

A través de este cambio de "actitud", de esta nueva forma de ver la realidad, logramos reducir la ansiedad, las preocupaciones, obsesiones, el nivel de estrés, el dolor crónico y además, podemos prevenir posibles episodios depresivos, facilitando el distanciamiento entre los pensamientos y las emociones, lo cual mejora la toma de decisiones y promueve el equilibrio de nuestra salud mental.


Beneficios en el trabajo

La práctica del Mindfulness fortalece la capacidad de atención en todo lo que nos rodea, apreciando cada momento, esto resulta especialmente importante porque nos permite enriquecer las relaciones sociales, desarrollando una comunicación más atenta y abierta hacia lo que sucede a nuestro alrededor, aumentando nuestro nivel de información.

El aumento de atención conlleva mayor capacidad para anticiparnos a los problemas, analizar las soluciones y tomar las decisiones más adecuadas con más rapidez, y conseguir una mayor productividad y efectividad en el trabajo con menor nivel de conflictos internos y externos.

Las organizaciones, pocas veces están exentas de considerables niveles de estrés, dificultades de comunicación, incertidumbre, o miedo, y no podemos permitir que situaciones de este tipo, mermen nuestra capacidad de reacción, restando nuestras propias habilidades. Poder minimizar los impulsos negativos y vivir el trabajo desde un punto de vista más saludable, al menos merece su análisis.

Por otro lado, según La Agencia Europea para la Seguridad y Salud Laboral, el estrés en el trabajo afecta ya a más del 28% de los trabajadores europeos, y frente a esta situación, el Mindfulness se ha convertido en la herramienta perfecta para minimizar sus efectos, sobre todo entre los grandes directivos, sometidos a elevados nivel de estrés, en entornos extremadamente complejos y cambiantes.

Vivir plenamente lo que nos acontece, tal y como se manifiesta, nos permite realizar los cambios necesarios para dar respuesta a los problemas diarios

Vivimos demasiado deprisa, nos preocupamos a menudo por cosas insignificantes, sin poner nuestro foco de atención en lo realmente importante, nosotros mismos. ¿Hemos perdido nuestra parte de espiritualidad?, culturas milenarias como la hindú o la budista, nos han demostrado que el entrenamiento mental nos proporciona los mayores beneficios para nuestra salud.

No resulta casual, que entre la población occidental, cada vez tengan más relevancia aplicar técnicas de relajación y meditación en todos los ámbitos, y que sean ya muchos deportistas de élite, los que lo aplican desde ya hace tiempo para evitar los bloqueos mentales y aumentar su nivel de rendimiento.

Combinar estas prácticas con el deporte también resulta muy satisfactorio, disciplinas modernas como el Body Balance, del que reconozco soy adicta, o los ejercicios hipopresivos, pueden ser un buen comienzo para adentrarnos en este tipo de técnicas.


Y ahora, piensa por un instante... ¿Eres realmente consciente de todo lo que te acontece en este momento?




Foto: spectator.co.uk


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.