29 de febrero de 2016

MINDFULNESS Y TRABAJO

Últimamente se habla mucho de este concepto en casi todos los ámbitos, pero realmente... 


¿En que consiste? ¿Que beneficios se obtiene? ¿Es plenamente aplicable en el mundo del trabajo?


En el siguiente post, intentaremos dar respuesta a estas preguntas y nos acercaremos más, a esta técnica que tantos beneficios aporta a nivel personal.


Mindfulness o atención plena, significa prestar atención de manera consciente en la experiencia del momento presente, con interés, curiosidad y aceptación. La atención plena es un movimiento relativamente moderno, pero de raíces budistas, clínicamente innovado por el profesor Jon Kabat-Zinn.

Mindfulness se utiliza en la actualidad como un complemento a la psicología y la medicina preventiva, aplicándose también en algunas terapias psicológicas cognitivo-conductuales de tercera generación, tales como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), Terapia Dialéctico Conductual (DBT), Terapia Cognitiva basada en Mindfulness (MBCT), entre otras.

La atención plena, consiste en un método por el cual la persona, aplica la meditación para mejorar su vida diaria. El objetivo del entrenamiento en Mindfulness, es lograr la estabilidad emocional aprendiendo a regular nuestras emociones de manera efectiva, y promoviendo un equilibrio entre mente y cuerpo.

Entrenar la mente para el momento presente

El entrenamiento en esta disciplina, nos permite aprender a relacionarnos de otra manera con la
experiencia interna, mediante una observación activa y una actitud pasiva de no reacción, es decir contemplativa, para con nuestros propios pensamientos y emociones, aceptándolos como parte de la experiencia, rechazando los juicios y prejuicios de la situación que se vive, es decir,