19 de febrero de 2015

HAZTE IMPRESCINDIBLE Y SERÁS EL ÚLTIMO EN PERDER TU TRABAJO

¿Quieres saber como hacerte insustituible en tu empresa?
Tienes empleo, pero en tu lugar de trabajo están reduciendo plantilla, y por supuesto, no quieres ser el próximo finiquitado. Dedica un momento a pensar lo que tú puedes hacer para evitarlo. Es mucho más sencillo de lo que parece, sólo requiere compromiso por tu parte, dedicación, constancia y sacar lo mejor de ti.
¿Como conseguirlo?
En periodos de crisis, reducciones de plantilla y recolocaciones, mantener tu puesto de trabajo, y conseguir ser el último puesto que la empresa necesite eliminar, debe ser tu prioridad.

Aunque lo realmente cierto es que en el mundo empresarial, nadie es imprescindible, lograr que tu empresa valore la amortización de tu puesto de trabajo como la última opción, depende directamente de ti.

En mi trayectoria profesional, he podido constatar la certeza de que ningún empresario contrata para despedir, de hecho, supone un fracaso que ninguna organización quiere asumir, y aunque existen muchos factores por los que una compañía prescinde de su mejor recurso, (siendo la más habitual las causas económicas), también es cierto, que el trabajador  que se convierta en estrictamente necesario, será aquel que tendrá menos posibilidades de perder su empleo, al menos más pronto que tarde.

Ser empleado, no solo consiste en cumplir de forma literal con las obligaciones del puesto, debe además aportar valor. Las empresas quieren personas productivas, orientadas a resultados y polivalentes, que crezcan y hagan crecer a todos los miembros de la organización. Tu misión debe consistir en ser más empleable que empleado.

¿Cómo consigo que la empresa me vea indispensable?
A continuación se exponen algunos puntos para lograrlo:
  1. Debo analizar que valor tiene mi puesto y lo que realmente aporto al mismo, el coste de mi empleo debe ser directamente proporcional al beneficio que aporto a la empresa.
  2. Las empresas te pagan no por lo que sabes, sino por lo que haces con lo que sabes. Aquellos que con su trabajo aumenten la productividad, aporten creatividad, optimicen y mejoren procesos dentro de la compañía, tienen una mayor predisposición para hacerse esenciales.
  3. Actúa con medida y honestidad, no sirve con aparentar lo que no se es, tarde o temprano sale a la luz.
  4. Desarrolla tu trabajo de forma que tu jefe sepa que cuenta con tu apoyo y que le prestarás ayuda en todo lo que te sea posible. Demuestra que haces lo que realmente se espera de ti.
  5. Orienta tu tarea al resultado, si la empresa gana, tú ganas.
  6. No acudas con un problema sin haber estudiado antes las posibles soluciones.
  7. Sé proactivo, aumenta en la medida de lo posible el valor de tu trabajo, sé exigente contigo mismo, plantea nuevas formas de hacer las cosas, la empresa lo considerará muy positivamente.
  8. Haz que te conozcan bien, aunque tu labor sea impecable, si no se ve, no conseguirás tu objetivo.
  9. Evita los conflictos, no solamente con tus compañeros, sino también con la dirección.
  10. Estimula el autoconocimiento, puedes ampliar tus competencias con formación on-line, en Internet existen todo tipo de cursos, muchos de ellos gratuitos. Aportaras mayores conocimientos y tu profesionalidad se verá incrementada.
Es evidente que aplicar todas estas medidas no te garantizará al 100% tu puesto de trabajo, pero si que ayudarás en buena medida, a que no seas responsable único de la decisión extintiva, obteniendo además una serie de ventajas:
  • Disfrutarás más de las tareas que realizas cada día
  • Ampliarás tus habilidades y competencias
  • Te dará mayores oportunidades para promocionarte o ser fichado por otra empresa
  • Crecerás personal y profesionalmente
  • Aumentarás la seguridad en ti mismo
Ahora, piensa en tu trabajo y pregúntate: ¿Puedo hacer algo para mejorar mi situación actual?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.