12 de enero de 2015

COMO DISFRUTAR DE UN TRABAJO QUE NO TE GUSTA

El fin de semana está llegando a su fin y se te hace inevitable pensar que al día siguiente tienes que volver al trabajo, pensarlo hace que te cambie el humor, cayendo en un estado de desazón. Si te sientes identificado con esta sensación querido lector, no representas un caso aislado, desgraciadamente son muchas las personas que experimentan lo mismo.

Dicho lo anterior y siendo conscientes de que es un "mal" bastante generalizado, no podemos permitirnos caer en el victimismo ya que de la actitud que mantengamos ante dicha situación, dependerá directamente nuestro bienestar psicológico, afectando de forma positiva o negativa en nuestra vida diaria.

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en el trabajo, por lo que debemos buscar la forma de que éste, nos aporte sensaciones positivas. Jean Paul Sartre decía: "La felicidad no es hacer lo que uno quiere, sino querer ser lo que se es". Aprender a aceptar nuestro trabajo y nuestra vida en general, apreciando sus puntos positivos en mayor grado que los negativos, son la clave para encontrar el equilibrio.

Pero, ¿Cómo podemos disfrutar de lo que hacemos si ello no nos agrada a priori?