15 de mayo de 2014

JEFES TÓXICOS



¡SOCORRO!  MI JEFE ES UNA PERSONA TÓXICA

La realidad empresarial está lejos de tener un alto número de superiores que sepan escuchar, que sean comprensivos con sus subordinados, que faciliten el buen trato en su equipo de trabajo y ayuden a crear un clima armonioso, lejos del miedo y la presión constante, en definitiva, existen muchos jefes pero pocos líderes.


Hablamos de los jefes tóxicos. A lo largo de nuestra vida, conocemos a muchas personas, algunas con las que llegaremos a tener una buena amistad, otras en cambio, serán rechazadas de pleno a la primera de cambio, pero el escenario se torna muy distinto cuando hablamos del jefe, esa persona de la que a veces, difícilmente podemos prescindir, y que si tienes la ocasión de hacerlo, no lo dudes ni un momento cuando cumpla con el perfil de jefe tóxico, tu  integridad mental está en juego.

¿Como actúa un jefe tóxico?


  • Es autoritario. Su estilo de dirección se basa en un estricto control, reinando la negatividad y generando ansiedad en el equipo de trabajo. Suscita miedo, porque él mismo está convencido de que una demostración constante de fuerza, es el único camino para que las cosas funcionen.
  • Gestiona mal el tiempo. Necesita controlarlo todo, no sabe priorizar ni hacer un uso adecuado del teléfono el correo electrónico, contagiando de este mal a todo el equipo, que se ve de esta forma involucrado en sus constantes peticiones desmedidas.
  • No es diligente. Convoca una reunión para luego anularla por falta de tiempo, modifica las órdenes de forma precipitada y sin margen para modificar los planes, y por supuesto espera siempre, y en todo momento, que se acaten sus órdenes sin reticencia alguna.
  • La comunicación no es lo suyo. Los jefes tóxicos no tienen claras las metas, por lo que no establecen instrucciones bien detalladas para su desarrollo, prefieren la incertidumbre para controlar la situación, así además, consiguen la excusa perfecta para culpabilizar a los demás de su mala gestión.
  • Suelen levantar la voz de forma habitual. Están en la certeza de que así, poseen un mayor grado de autoridad, al mismo tiempo que intimidan, evitando que posteriormente sus decisiones se pongan en entredicho por miedo a su reacción.
  • Actúan de forma defensiva. No aceptan que se cuestionen sus decisiones, normalmente es debido al temor a que afloren sus propias debilidades, y al permanente convencimiento de que siempre hay un subordinado que quiere ocupar su puesto.
  • Es arrogante y soberbio. Forma parte de su propio escudo, que debe mantener puesto para  mostrar siempre a los demás que no le falta profesionalidad y capacitación, que es de lo que normalmente suele carecer, provocando el reconocimiento constante.
  • Es manipulador. Hace creer el apoyo que presta a los demás, muestra su consideración y valora el trabajo y esfuerzo de cara a la galería, cuando en realidad su único objetivo es sus propias metas. Todo irá bien hasta que un problema se cruce en su camino, que evadirá  sin ningún tipo de reparo, no mostrará ayuda, y buscará culpables porque él nunca va a ser el responsable de nada.
Si lamentablemente tienes un jefe de estas características, intenta huir lo antes posible, si las circunstancias te lo permiten, no lo dudes. Este tipo de personas suponen un cáncer que se propaga lentamente y contamina todo lo que se haya a su alrededor, mientras preparas tu salida, tendrás que aprender a que no te afecte o lo haga a la mínima expresión, tarea difícil pero no imposible, ya que tu salud emocional está en juego. Al fin y al cabo es un trabajo no tu vida, y es ésta última la que realmente tienes que vivir intensamente con la gente que quieres y te quieren.


CONSEJOS PARA SOBREVIVIR CON UN JEFE TÓXICO

  • No permitas que afecte a tu autoestima. Ten siempre presente quien eres y lo que realmente quieres. Debes impedir de forma absoluta que te cuestione como persona, y si lo hace, deja que piense que ha conseguido su objetivo. La persona que gana eres tú.
  • No te enfrentes a él. Se alimenta de los enfrentamientos para sentirse importante, pero las discusiones pueden arrebatarte tu propia energía. Ya lo dice el dicho "dame pan y llámame tonto". Aunque no la tenga dale siempre la razón, hazle ver que sus propuestas por inverosímiles que te parezcan se llevaran a cabo, para hacer después lo que consideres más oportuno según tu criterio y siempre dentro de los límites que puedas justificar.
  • Intenta apoyarte en el equipo. Seguro que no eres la única persona que se siente mal, y como tú otros tampoco resistan la situación, ahora bien, antes debes identificarlos, ya que este tipo de personas suelen rodearse de cortesanos para los que los valores, la profesionalidad y la ética quedaron atrás hace mucho tiempo. Si logras un equipo compacto con los mismos objetivos será más fácil gestionarlo.
  • Dale la vuelta a la situación. Sabes los problemas que deriva tener un jefe tóxico, entonces ya es mucho. Estas personas no cambian, pero tu puedes utilizar lo que sabes para llevarlo a tu terreno y evitar lo que nunca quieras hacer.
  • Desconecta. Cuando termina tu jornada laboral es cuando empieza lo interesante, tu propia vida. Disfruta del tiempo libre y no permitas que te lo minoren, desconecta el teléfono de empresa y olvida el trabajo durante ese tiempo. Una empresa que no valora el tiempo de descanso, no merece que le dediques más tiempo del necesario.

                                                                                  







5 comentarios:

  1. Lamentablemente existen Jefes así. No tienen real dimensión del daño que provocan a sus equipos, no sólo en el aspecto profesional sino también en lo personal e individual. Si bien muchas veces no podemos hacer nada para cambiarlos, al menos podemos tomar en cuenta los consejos sugeridos para sobrellevarlos mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por tu comentario Nidia. Un placer.

      Eliminar
  2. Independientemente del tema jefes... en la vida de hoy en día se podrían solucionar si todo el mundo tuviera la premisa : "No creer que uno es mejor que nadie"
    Por cierto la melodía "Comptine D'Un Autre Ete" de la banda sonora de Amelie de Yann Tiersen..... excelente!!!!!! "Piel de Gallina"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus comentarios Juan Antonio, es un placer de verdad.

      Eliminar

Tus comentarios son importantes para mejorar, gracias.