10 de marzo de 2014

Motivar sin incentivos

                                   

Estamos instalados en la crisis, por lo que analizar cada euro que gasta la empresa es fundamental para su viabilidad futura. Durante periodos de bonanza, las empresas solían utilizar métodos tendentes a la compensación económica para lograr la implicación de sus trabajadores, sin embargo el panorama actual, hace necesario agudizar la mente y buscar otras alternativas más cercanas a la gestión de las emociones como elemento conductor para conseguir involucrar, integrar y cohesionar a las personas en el desempeño de sus funciones. Al fin y al cabo lo que produce bienestar  a menudo suele ser gratis.